Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 17191

Comentario por Koenraad Van den Driessche el agosto 10, 2017 a las 5:13pm

Le puedes dar toda la razón a Dr. Moreno que le corresponde, como ya comenté en mi mensaje del lunés, pero mi interés va a los casos donde nfr está en primera posición, y allí no aparecen estos esperados nof/naf/nuf sino muy minoritarios, a mi entender:

Mensaje del lunès:

Aquí unas reflexiones sobre 'nefer':

Resumiendo propongo la siguiente 'hipótesis de trabajo' ;).
Sabiendo que el acento en egipcio cae en la última o penúltima silaba, se entiende el uso de nefer para transcribir nfr en los casos como Nephersôphris, el praenomen con que se indica en le siglo X AD a Akenaton, como hemos visto en Hertier (2012), cuando la palabra es larga de manera que el acento no cae encimas de nfr.
Cuando nfr aparece cerca del final del nombre cambia completamente, como en el caso de la reina Skemiophris en Manetón, terminando en -phris en vez de nefer):

Miniatura

Según Dr. Moreno en el caso de nfr.t jy tj cae encima de nfr y por eso no es transcrito como 'nefer', por que los grego/romanos transcriben foneticamente, como se observa en las transcripciones de actas etc.

Con el jeroglífico corazón-tráquea (nfr)

Bien, será así. ¿Pero que pasa cuando el proceso es meramente literal, y se trata de nombres escritos en jeroglífico pero que no forman parte de una tradición oral? Allí falla la lógica de Moreno.

Numerosos nombres transmitidos del egipcio al griego tienen vacilaciones en su escritura. Entonces no estamos hablando de matemáticas como sugiere Moreno, y su 'JAMÁS' se debe tomar con un granito de sal?

Tenemos el ejemplo de Nepherites II en Manetón, y Nephorites en los papiros del año 200 AD, amablemente puesta a nuestra disposición por su autor: https://www.academia.edu/at...

Clarysse, Willy. "Nephorites, Founder of the 29th Dynasty and his Name." Chronique d'Egypte 69.138 (1994): 215-217.

Clarysse afirma que Nephorites es la forma transcrita correctamente, pero se mezclo con nombres comunes que empiezan por nefer.
El comentario sobre la distinción entre Nepherites II y Nephorites I no entiendo, porque en las versiones de Mentón que puedo consultar pone Nepherites I y Nepherites II (dinastía XXIX)

Miniatura

Comentario por Koenraad Van den Driessche el agosto 11, 2017 a las 8:21pm

David: "No he visto la mención a "Akhenaton" ni a "Nefertiti" en los graffiti del siglo II. Debo tener mala vista. ¿Me dice dónde están? Tampoco el breve artículo sobre la enciclopedia del bizantina menciona el nombre de "Akhenaton", que según el propio autor, fue borrado de todas las fuentes helénicas. Creo que Ud. sigue sin entender el problema, que es una transcripción concreta y no las suposiciones más o menos fundadas de que algunas referencias a faraones "perversos" remiten a Amenofis IV. A ver si por fin capta la situación y deja de irse por los cerros de Amarna. "

Esta claro David que no quieres leer lo que pone, y que caes en cualquier trampa estilística:
Te lo he estructurado un poco con tres colores para que lo puedes entender un poco mejor, (aunque seguramente encontrarás resistencia en algún hemisferio).


Hertier sitúa lo que es generalmente aceptado hasta ahora (en rojo): algún recuerdo queda cuando el nombre desaparece, y más especifico relacionado con la damnatio memoriae ninguna fuente  ninguna fuente griega (lista de Manetón, ni otra), hasta día de hoy nos ha transmitido el 'nombre' o 'prenombre' de este faraón.

Y ahora viene una afirmación que contradice lo anterior (en azul):

Sin embargo, il parece (y no hay que demasiado acentuar esta concesión, los científicos deben siempre ser cautos) que en dos entradas de la enciclopedia bizantina de Suidas (siglo X) se hizo referencia de manera explicita a Neferkheperouré [su nombre de trono o praenomen], y de una manera más oscura a su sinistre memomoria [La transcripción de su nombre completo es Nefer-Jeperu-Ra Amen-Hotep]

Y ahora viene la consecuencia (en violeta): el nombre existía todavía en la época tardorromana - sin duda en los cánones reales a los que los griegos tenían acceso, pero posiblemente también en la memoria colectiva, y los historiadores antiguos y bizantinos tenían en manos otras listas indígenas que las de Manetón- que no menciona el hereje [Akenatón]

[otros autores sí creen que los faraones herejes aparecen en Manetón]

Comentario por David Montero el agosto 12, 2017 a las 9:21am

Pero es que esto empieza a ser delirante. O sea que "Nepherkheperoure"= "Akhenaton" y "Nefertiti" por ningún lado. ESTOY HABLANDO DEL NOMBRE, POR AMOR DE DIOS.

Item más:

Ud toma lo que es una simple conjetura por algo demostrado. El brevísimo artículo que Ud. comenta (tan sólo 3 páginas) constata  que, debido al borrado de cartuchos y listas,  "ninguna fuente griega" ha transmitido el "apellido" ni el nombre de Akhenaton. Después, basándose en una breve mención a un faraón maligno y a la reinterpretación de cómo leer el nombre, concluye que "probablemente" ahí está el "nombre de pila" de Akhenaton. Para este jueguecito de suposiciones varias ya está el libro de Montserrat que es bastante más entretenido y mejor escrito que el articulillo que ahora comenta. 

Lo que resulta de todos sus esfuerzos fallidos es que los egipcios hablaban de un faraón calamitoso del que sólo tenían, como dice el articulillo, "un recuerdo oscuro" (¡y tan oscuro que casi siempre se le atribuyen características incompatibles con el real Akhenaton!). 

En estas circunstancias, pretender que un preceptor egipcio, que no sabía escribir auténticos jeroglíficos, tuviera el conocimiento del nombre de la mujer de Akhenaton y lo escribiera justamente como los arqueólogos del siglo XX, es un disparate mayúsculo. Ud. no encontrará ni un texto ni un egiptólogo serio que avale esta insensatez. Al menos, llevamos diez años con este jaleo y todavía no ha aparecido ninguno. 

Pero es que no sé lo que Ud. pretende con esta continua saca de textos de internet. Aún cuando la "oscura memoria" del faraón maldito hubiera existido en el siglo III, ni Galán ni Moreno ni otros egiptólogos tenían por qué sacarla a colación, por las razones que he expuesto. Parece que, en el rol de abogado defensor y multiexperto que se ha atribuido, Ud. ha perdido el norte del debate y se dedica a intentar desacreditar a todo aquél que piense que los ostraca de Veleia son falsos, por razones que nada tienen que ver con la polémica y que, hasta ahora, han resultado nimias. Me imagino que si puede demostrar que a uno de sus rivales le pusieron una multa por aparcar mal, aquí vendrá Ud. con la fotocopia del recibo y concluirá con ella que el informe "del comisionado" es una maniobra incompetente que esconde motivos inconfesables de un delincuente común. 

¡Por amor de Atón! 

Comentario por Koenraad Van den Driessche el agosto 13, 2017 a las 10:35am

David, hasta que no has publicado tu artículo que rebate la afirmación del articullio no tomo en cuenta tus alegatos por informes chapuzas. Este no es un debate científico, sino de vuestra parte una grave acusación, basado en hasta artículos de prensa. Yo como ciudadano pido un tratamiento correcto a nivel científico.

He buscado por los variantes indicados de la transcripción de nfr en primera posición como es el caso en Nefertiti.

Esto son los datos recogido uno por uno en http://papyri.info/search con búsquedas siguiendo los ideas de Miguel en un comentario hace un par de días. Esto son los nombres en griego en una base de datos que reúne una gran parte de todos los papiros digitalizados, entonces creemos que es muy representativo.

Se han eliminado los elementos muy reconstruidos, palabras sin mayúsculas en la primera letra y 'ruido'

νυφορ, νυφρ, νυφερ: 0
νοϕρ: 1
νοϕερ: 2
ναφορ: 3
ναφρ: 0
νωφερ: 0
νωφρ: 2
νεφρ: 17
νεφορ: 38
νεφερ: 250

Hay muchos nombres repetidos y luego variantes en la parte declinado, pero esto trataremos aparte.

Doy los datos que he utilizado después de limpieza, cada uno puede verificar los datos con las búsquedas en la base de datos (tipo #ναφορ*).

Comentario por Koenraad Van den Driessche el agosto 13, 2017 a las 10:36am

Νό̣φρεις,

Νοφερευ̣, Νοφέρετ

Ναφορς̣,  Ναφορσῆς, Ναφορσῆς

Νω[φρ]ιος, Νώφριος

Νεφορῶς, Νεφόρης, Νεφορσῆτος, Νεφορσῆτος, [Ν]εφορσείους, Νεφορεῦς, Νεφο̣ρ̣, Νεφορείτου, Νεφορσάις,  [Νε]φορίτου, Νεφόρσωις, Νεφορῆς,  Νεφορσούχου, Νεφορίτης, Ν̣εφορῶτος, Νεφ̣[ο]ρ̣ῶτος, Νεφορσήους, Νεφορσαιν, Νεφορηγῆς, Νεφορίτης, Ν]ε̣φορίτ̣[ο]υ, Νεφοργάτης, Νεφορῶ[ς ], Νεφορσάτει, Νεφορσῆτος, Νεφορκουῖτος, Νεφορσ̣ήους,  Νεφορο͂ͅ, Νεφορσήους, Ν]εφορῶ̣τος, Νεφορίτ(ου), Νεφορίτου, Νεφ]ορίτ[ου ], Νεφορσῆς, Νεφόριτος, Νε[φό]ρυ̣τος,  Νεφόριτος, Νεφόριν

Νεφρέμεως, [Ν]εφρόμμ[ιδο]ς, Νεφρεῖς, Νεφρέ[μμιδος, Νε̣[φρέμμιδος, Νεφρύμ(μιδος), Νεφρύμ[μιδος, Νεφρ̣έμμιδος, Ν̣έφρο(μμις), Νεφρέ]μ̣μιδος, Νεφρόμμεως, Νεφρέμμεως, Νεφρέμμεως, Νεφρέ, νεφρί(ου), Νεφρέμμιδος, Νεφ[ρ]έμμιδο(ς)

Νεφερῶτος, Νεφερᾶς, Νεφερᾶ̣, Νεφερὼν, Νεφερᾶ, Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφε[ρ]ῶ̣τι, Νεφερῶτος, Νεφερᾶ, Νεφερσῆ, Νεφερᾶς,  Νεφερὼς, Νεφερῶ(τος), Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερῶτο]ς, Νεφε̣ρπρῆτ̣[ος], Ν̣εφερσῆτος,  Νεφ[ερῶς, Νεφερῶτ[ος], Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερᾶ, Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερῶ[ς], Νεφερὼς, Νεφερῶτος, Νεφερᾶ̣ς, Νεφερᾶ, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶς, Νεφερῶτ(ος), Νεφερῶτ(ος), Νεφερῶς, Νεφερῶτι, Νεφερῶς, Ν̣ε̣φερ̣ῶ̣τ̣ο̣(ς), Νεφερῶς, Νεφερ̣ῶ̣τ(ος), Νεφε̣ρῶ̣(τος), [ Ν]εφερῶς, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶς, Νεφερῶ(τος), Νεφερῶ(τος), Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶ(τος), Νεφερῶτι, Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερῶτ(ος), Ν̣ε̣φερ(ῶτι), Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερῶ(τος), Ν̣ε̣φερ(ῶτι), Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερῶ(τος), Νεφερᾶς, Νεφερῆτος,  Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερτ̣ῶτος, Νεφερῶς,  Νεφερῶς, [Ν]εφερῶς, Νεφερὼς, Νεφερὼς,  Νεφερὼ(ς), Νεφερὼς, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶ(τος), Νεφερὼς, Νεφερῶτος, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶς, Νεφερπρήους, Νεφερῶς, Νεφερωτος, Νεφερῶτος, Νεφ̣[ε]ρ[ῶ]ν, Ν̣εφερ̣ῶ̣[το]ς,  Νεφερῶς,  Νεφερῶς, Νεφερῶν, Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νε̣φ̣ε̣ρτῶς, Νεφερῦς, Νεφερσῆτος, Ν̣ε̣φερ̣ῶ̣ς̣, Νεφερσῆτος, Ν̣ε̣φερ̣ῶ̣ς̣, Νεφε[ρῶς], Νεφερῶς, Νεφερῶ(τος), Νεφέρως, Ν[ε]φέρσουχος, Νεφερσοῦχιν, Νεφερῶτι, Νεφερῶ̣τ[ο]ς̣, Νεφερᾶ, Νεφερῶ(τος),  Νεφερῶτος,  Νεφερῶν, Νεφερῶς, Νεφερὼς, Νεφερῶτος, Νεφ(ερῶς), Νε̣φε̣ρῶτος, Νεφερ̣ῶτος, Νεφερῶς, Νεφερ̣[ῶτος ], Νεφερσοῦχιν̣, Νεφερπρήους, Νεφερπρήθωσ, Νεφερῶ[το]ς, Νεφερῶτος, Ν̣εφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερῶτος, [Νεφερ]αῦτ̣ο̣ς̣, Νεφερῶ(τος), Ν]εφερσῆτος,  Ν]εφερσῆτος,  Νεφερῶ(τος), Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶν, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφερῶτος, Νεφερῶτ[ος, Νεφερῶτος, Ν̣ε̣φ̣ε̣ρ̣ῶ̣τ̣ο̣ς̣, Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερσῶ(τα), Νεφερώ, Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῷ,  Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῷ, Νεφερῶτι, Νεφερῶ, Νεφερως, [Ν]ε̣φ̣ε̣ρώ, Νεφερῶτι, Νεφερῷ, Νεφερῶς, Νεφερῶτι, [Νε]φερσάεις, Νεφερῶ[τος, [Νεφ]ε̣ρσᾶτος̣, Νεφερῶτος, Νεφερᾶ, Νεφερ(ῶς), Νεφε̣ρᾶ̣ς̣, Νεφερᾶ, Νεφε̣ρ̣ῶ̣τ̣ι̣, Ν̣ε̣φε̣ρ[ῶτο]ς̣, Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερῶν, Νεφε[ρ]τ̣ῶς, Νεφερῶτος, Νεφέρως, Νεφερῶς, Νεφερᾶ̣[ς], Νεφερῶς, Νεφερῶτ(ος), Νε]φερσῆτος, Νεφ(ερῶτος), Νεφερῶ(τος), Νεφε̣ρ̣ῶς, Ν̣εφερσ̣ῶ̣το̣ς, Νεφερῶς,  Νεφερῶς, Νεφερᾶ, Νεφερᾶς, Νεφερῶς, Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερσ(ούχου), Νεφερσοῦτ(ος), Ν̣εφερῶτ̣ο̣[ς ], Νεφερᾶτος, [Νεφερ]ῶτος, Νεφερᾶς, Νεφερῶτος, Νεφερᾶ, Νεφερῶ(τος), Νεφερῶς, Νεφερσήους, Νεφερᾶς, Νεφερῶτο(ς), Νεφερῶς, Νεφερῶτος, Νεφερῶς, Νεφερᾶς, Νεφερῶ, Ν̣εφερῶτος, Νεφεράι, Νεφερῶν, Νεφερσο̣ύχει, Νεφερῶς, Νεφερο͂ς, Νεφερ̣[ῶτ]ι, Νεφερῶ, Νεφερᾶ, Νεφερᾶ, Ν]εφερῶτος, Νεφερ(ᾶ), Νεφερᾶ, Νεφερᾶς̣, Νεφερᾶ, Νε̣φερ(ᾶ), Νεφερᾶ(τος), Νεφερᾶ, Νεφερᾶ, Νεφε(ρᾶς), Νεφερ(ᾶ), Νεφερᾶ, Νεφερ, Νεφερᾶ, Νεφέρῳ, Νεφερ(α), Νεφερσῆτος, Νεφ̣ερ̣ᾶ̣,  Νεφερῶς, Νεφεργήριος, Νεφερσεῦτις

Comentario por Percha el agosto 13, 2017 a las 1:23pm
Sí, sin duda David debe publicar sus objeciones en una revista científica del ramo, igual que hacen ustedes que no paran de asombrar al mundo entero. Recuerdo ese magnífico artículo suyo en..., bueno ya sabe, mmmmmm. Sí hombre, ¿cómo se llamaba? Lo tengo en la punta de la lengua. Y además están sus contundentes intervenciones en los más prestigiosos foros especializados dejando a los críticos en mantillas. Por no hablar de los congresos científicos de las más diversas materias donde se los rifan.
Comentario por Koenraad Van den Driessche el agosto 14, 2017 a las 1:12pm

Y por qué no miras los datos, Percha...

Comentario por Percha el agosto 14, 2017 a las 1:47pm

Cuando los publique.

Comentario por Señor Dreyfus el agosto 15, 2017 a las 7:18pm

Hola a tod@s:

Resulta ridículamente infantil —además de extremadamente mezquino—  comprobar como los falsistas se proyectan una y mil veces en este foro.

Acusan de publicar en Internet —y no en revistas académicas— a aquellos que creen que hay que seguir investigando y cuestionan las polémicas —además de irregulares y apresuradas como ya se ha probado/documentado— conclusiones de la Comisión de Expertos.

Independientemente de que el punto de vista de esas personas respecto al binomio Publicaciones académicas-Internet sea anacrónico:

¿No fue Internet la herramienta que ellos utilizaron para parodiar y deformar los hallazgos y así hacer prevalecer sus pre-juicios?

 

¿No fue Internet la herramienta que ellos utilizaron para judicializar el hallazgo?

 

¿No fue Internet la herramienta que ellos vitorearon y glorificaron como medio para “destapar aquel burdo engaño”?

 

¿Hay alguien que, honestamente, no sepa que difícilmente se podrá encontrar algo más acientífico que cambiar la vara para medir un mismo hecho?

En esos tiempos lejanos denominaron a sus foros con orgullo: República 2.0.

Aquellos que no son capaces de hacer otra cosa QUE CARICATURIZAR necesitan más vergüenza torera, un poco de seriedad y muuuucha ciencia (y, sin duda alguna, menos nacionalismo onanista).

Muchas gracias, Koenraad, por todo tu trabajo y dedicación.

Y con el fin de CONTEXTUALIZAR  Y DE PONER A CADA UNO EN EL LUGAR que le corresponde, traigo aquí las palabras de Alicia Canto en este mismo foro hace nada menos que 8 años

Alicia Canto, el 7 de octubre de 2009, dijo:

“En su momento publicaré un trabajo sobre "el caso Veleia", por aprovechar la realmente monstruosa (me refiero al tamaño: giga y medio por ahora) información que he ido acumulando o generando en estos años pasados, poniéndola al servicio de la sociedad y de un futuro no repetible, y estudiarlo desde el punto de vista de la Epigrafía (hay piezas buenas todavía mal leídas, por ejemplo, y hasta no vistas) y de los falsos epigráficos, un tema que profesionalmente me interesa y enseño hace mucho tiempo, y nada más.”

Y nada más.

Comentario por Koenraad Van den Driessche el septiembre 26, 2017 a las 6:38pm

Comentario por Koenraad Van den Driessche Hace 2 segundos Borrar comentario Desde hace 8,5 años Eliseo Gil es injustamente acusado de cometer crimenes que no ha cometido, y que nunca hubiese poder cometer. La acusación no solo no es lógica, sobreactuada, no existe ninguna prueba fiable de su implicación. Además es terrible que alguien debe esperar tanto tiempo a que se le suministran justicia.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más