Aparece un nuevo fenómeno de canibalización en Atapuerca

Dos investigadoras clasifican las piezas encontradas en la excavación. - RAÚL G. OCHOA

Bajo la cueva sepulcral del Calcolítico que se ha excavado en los últimos años en el yacimiento de El Mirador, en Atapuerca, se ha encontrado un nuevo proceso de canibalización. «Estamos excavando estos días, bajo la cueva sepulcral, un nuevo nivel con restos humanos canibalizados», señalaba al respecto el responsable de la excavación, Josep María Vergés. Se trata del cuarto fenómeno de canibalización que se ha podido determinar en Atapuerca.

El más antiguo se refiere a las piezas de Homo sp, de 1,3 millones de años, que aparecieron en Sima del Elefante. Las piezas canibalizadas más señeras de Atapuerca son las de Homo antecessor que se encontraron en Gran Dolina con entre 900.000 y 800.000 años de antigüedad. Entre los fósiles encontrados había muchas piezas de ejemplares inmaduros. En el sondeo vertical que durante años se realizó en Mirador habían aparecido unos restos de cráneos con la calota, la parte superior de la cabeza, cortada. Además los huesos de estos cráneos habían sido hervidos en un proceso que entienden ritual. Estos procesos se llevaron a cabo hace 3.900 años, en la Edad del Bronce Antiguo. Mil años después, o un poco más a la espera de contar con dataciones y estudios de laboratorio sobre los restos que ahora se están excavando, se sitúa este segundo proceso de canibalismo en Mirador.

«Lo que estamos encontrando son restos de todo el esqueleto que no recibieron un trato especial, se trataron como restos de consumo y aparecen junto a otros restos de consumo, pero creemos que, como los cráneos, tiene que haber algo de ritual», señaló Vergés (izquierda). En concreto aparecen huesos canibalizados de ejemplares inmaduros, alguno niño de entre dos y tres años, pero la mayoría se encuentran entre los 10 y los 12, dado que la epífisis no aparece soldada y es un fenómeno que se produce a los 16 años. «Todo apunta a que son inmaduros, pero para conocer algo más hay que esperar los estudios de los especialistas para saber el género, la edad...», destacó el responsable de la excavación.

Estos trabajos se realizan en la zona derecha del yacimiento donde se ha excavado un sepulcro durante las últimas campañas. Aún en la presente aparecen restos de cráneos apilados en las paredes de la cueva, porque «lo que hacían era colocar el cadáver en el centro de la cavidad con su ajuar y al resto los apartaban a los bordes de la cueva». De ahí que aún aparezcan restos.

De forma paralela también se bordean los 5.000 años en la excavación situada a la izquierda. Allí se encuentran en la actualidad analizando restos de estiércol quemado. «Era algo habitual en aquellos tiempos, cuando aún no se aprovechaba el estiércol para abonar los campos, lo tienen como residuo y lo que buscan es eliminarlo lo más rápido posible, quemándolos se reducen en un 90%», destaca.

Foto: Entrada de la Cueva El Mirador.

De forma paralela a la investigación se busca abrir la cueva. En la parte derecha se gira hacia el exterior de las cavidades donde todo parece indicar que hay una cueva colmatada más antigua. En el lado izquierdo prosiguen hasta el interior del sistema kárstico de la sierra, llegando a alguna de las cavidades no colmatadas hasta el techo que puedan dar lugar a nuevos espacios de uso de Homo heidelbergensis o neandertales.

Fuente: elcorreodeburgos.com | 14 de julio de 2017

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 552

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el julio 18, 2017 a las 11:07pm

            Violencia y selección natural

Todavía está por saber cuántas especies de la genealogía humana habitaron la sierra de Atapuerca. Pero lo cierto es que los hallazgos de fósiles humanos en este complejo arqueo-paleontológico tienen un denominador común: la violencia.

Queda por averiguar cómo llegó un fragmento de mandíbula humana a uno de los niveles más antiguos del yacimiento de la Sima del Elefante (1,2 millones de años). Pero lo cierto es que la inmensa mayoría de los fósiles humanos de la sierra de Atapuerca se depositaron en sus respectivos yacimientos por sucesos en los que presumiblemente intervinieron otros humanos. En el nivel TD6 del yacimiento de la cueva de la Gran Dolina (850.000 años) se han inferido los eventos de canibalismo más antiguos conocidos de la historia de la humanidad. Quizá no tardemos en conocer otros lugares más antiguos de África y Eurasia, donde también se podrá demostrar un comportamiento similar. Si los chimpancés practican el canibalismo en momentos de escasez de recursos, es muy posible que ellos y nosotros hayamos heredado ese comportamiento de nuestro ancestro común, que vivió en África hace unos 7,0 millones de años.

En el yacimiento de la Sima de los Huesos ya se ha demostrado al menos un caso de violencia entre dos individuos de aquella época (400.000 años), que terminó con la muerte de uno de ellos. Los demás cráneos de la Sima de los Huesos muestran claros indicios de golpes intencionados. Casi se podría certificar que algunos de aquellos golpes fueron letales.

Los últimos hallazgos en la cueva del Mirador (en la imagen que acompaña a este post) tienen unos 5.000 años antes del presente. Las evidencias de canibalismo en los restos óseos humanos neolíticos obtenidos en la cueva del Mirador ya no nos sorprenden. Este comportamiento ancestral debió de adquirir un componente simbólico durante la evolución de nuestra especie. Se han descrito casos de canibalismo en numerosos lugares con cultura Neolítico de los cinco continentes. Del canibalismo territorial y “gastronómico” del Pleistoceno, en el que la carne humana era un recurso más, hemos llegado al canibalismo ritual y simbólico de las últimas fases de la evolución de Homo sapiens. Violencia, al fin.

Cámara mortuoria encontrada en la cueva del Mirador de la sierra de Atapuerca. Josep María Vergès dirige esta excavación, donde se han encontrado restos de la cultura de pueblos que formaron parte de los primeros agricultores y ganaderos de la península ibérica. Los cadáveres canibalizados de varios individuos nos muestran una faceta de la violencia de aquellos tiempos. Foto del autor.

Es curioso que seamos capaces de distinguir y clasificar a los géneros y especies que nos han precedido durante los últimos siete millones de años por su aspecto físico. Nadie confundiría el cráneo grande y “apepinado” de un neandertal con el cráneo grande y esférico de un humano actual. Pero nuestro ADN sigue llevando los mismos genes que han definido el comportamiento de nuestra larga genealogía. Quizá con pequeños matices, pero con la misma esencia. Podemos afirmar que la selección natural ha preservado y favorecido la mayor parte de las características de la conducta: jerarquía, territorialidad o violencia hacia quienes no son de la misma tribu.

¿Podemos afirmar que la violencia entre grupos, tribus, pueblos, etc., ha tenido una selección natural positiva? ¿Necesitamos la violencia para sobrevivir como especie? Son buenas preguntas para la reflexión. Si la selección natural hubiera eliminado a los violentos a lo largo de la evolución humana hoy ya no hablaríamos de guerras crueles. Pero no es así. En la actualidad, la inmensa mayoría de seres humanos no practicamos el canibalismo por cuestiones culturales. Pero seguimos empleando la violencia en grado extremo, cuando deseamos conseguir los recursos de los otros o cuando queremos imponer nuestras ideas a costa de lo que sea necesario. En la sierra de Atapuerca se puede demostrar que nada ha cambiado en nuestro comportamiento durante el último millón de años.

Fuente: quo.es | 18 de julio de 2017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más