Revelados finalmente los orígenes de los 'Hobbits' de Indonesia

Reconstrucción artística de un Homo floresiensis. Crédito: Katrina Kenny, SA Museum.

Desde el descubrimiento del Homo floresiensis, conocido como el Hobbit de Indonesia por su baja estatura, la polémica sobre sus orígenes centró a los expertos en torno a un debate a dos partes. Algunos se inclinaban por un antepasado Homo erectus, mientras otros señalaban al Homo habilis.

 

Ahora un equipo de científicos, liderado por la Dra. Debbie Argue, de la Universidad Nacional Australiana, ha realizado un estudio más completo de los huesos del Homo floresiensis, descubierto en la isla indonesia de Flores en 2003, y sus resultados muestran que muy probablemente evolucionó de un antepasado en África y no del Homo erectus.

La Dra. Debbie Argue sostiene un cráneo reconstruido de un Homo floresiensis. Foto por Stuart Hay.

El estudio, publicado en Journal of Human Evolution, señala que dicho antepasado se trataría de una especie hermana del Homo habilis, una de las especies humanas más tempranas que pobló África hace 1,75 millones de años.


Los datos del estudio, centrados en el análisis de 133 puntos de los huesos del cráneo, mandíbulas, dientes, brazos, piernas y hombros, concluyeron que no había evidencias de la teoría popular de que el Homo floresiensis evolucionó a partir del Homo erectus, el único homínido que vivió en la región.

Foto: Característica primitivas de Homo floresiensis.

“Los análisis muestran que en el árbol de la familia, 'Homo floresiensis' era probablemente una especie hermana de 'Homo habilis', lo que significa que ambos compartieron un antepasado común. Es posible que el 'Homo floresiensis' evolucionara en África y emigrara, o que un antepasado común se trasladó desde África y luego se convirtió en 'Homo floresiensis' en alguna momento. Podemos estar 99% seguros de que no está relacionado con 'Homo erectus',  y hay casi un 100% de probabilidades de que no sea un 'Homo sapiens' malformado”, explica Argue en un comunicado.

Los estudios anteriores de este homínido, que vivió en la isla de Flores hasta hace tan solo 54.000 años, se habían centrado principalmente en el cráneo y la mandíbula inferior.

Cueva de Liang Bua, en la isla de Flores, Indonesia, donde los arqueólogos descubrieron los restos del Homo floresiensis. Fotografía: Sean Smith. The Guardian

“Pudimos observar que no hay evidencias sólidas que permitan afirmar que el 'Homo floresiensis' podría descender del 'Homo erectus'. Todas las pruebas dicen que no encaja, no es una teoría viable”, afirma Argue. Una de estas evidencias sería la estructura de la mandíbula: la del Homo floresiensis es más primitiva que la del Homo erectus.

"Lógicamente, sería difícil entender cómo podrías tener esa regresión. ¿Por qué la mandíbula del 'Homo erectus' habría de evolucionar de nuevo a la condición primitiva que vemos en 'Homo floresiensis'? Otro aspecto interesante es que este homínido se habría separado de su rama evolutiva hace más de 1,75 millones de años. Si este fuera el caso, 'Homo floresiensis' habría evolucionado antes que el primer 'Homo habilis', lo que lo haría muy antiguo”, concluye Argue.

Fuente: quo.es | 21 de abril de 2017

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

El pequeño gran hombre de Flores (26/10/2009)

Los 'hobbit' de Indonesia fueron una especie humana genuina (21/11/2009)

Los primeros habitantes de la isla de los «hobbits» llegaron hace u... (19/03/2010)

El 'Hobbit' fue un humano con falta de yodo, no una especie distinta (01/10/2010)

Nuevos estudios determinan que la especie 'Homo floresiensis' no ex... (15/08/2011)

El Hobbit que nos ayudó a encontrar nuestros orígenes (26/02/2012)

Experta reconstruye con técnicas forenses el rostro de un "Hobbit" (10/12/2012)

El hallazgo de nuevos huesos de la muñeca del 'Homo floresiensis' a... (13/01/2013)

La saga del "Hobbit" pone en evidencia una ciencia en crisis (20/02/2013)

El "Homo floresiensis" es posible que fuera un "Homo erectus" afect... (18/04/2013)

Los pájaros gigantes que piaban al hombre de Flores (11/07/2013)

El "hombre de Flores" fue una especie distinta y no un humano moder... (12/07/2013)

El "Hobbit" pudo haber sido un humano con síndrome de Down, según u... (06/08/2014)

El "Hobbit" cumple diez años rodeado de misterios (24/10/2014)

Descubren una cámara oculta en la cueva de Liang Bua (Indonesia), e... (01/11/2015)

Un análisis dental del 'Homo floresiensis' muestra que era una espe...  (21/11/2015)

Un nuevo hallazgo aumenta el misterio del 'hobbit' de Flores (14/01/2016)

La extinción del 'hobbit' de Flores coincide con la llegada del 'Ho... (31/03/2016)

Descubren a los ancestros del ‘hobbit’ en la isla de Flores (09/06/2016)

Restos de hogueras sitúan al 'Homo sapiens' en la cueva de Flores h... (30/06/2016)

*Descubren restos humanos en la cueva del Hombre de Flores (23/09/2016)

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 694

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 11, 2017 a las 12:12am

Homo floresiensis o la complejidad de la evolución humana

El anuncio en 2004 del hallazgo de restos humanos en la isla de Flores (actual estado de Indonesia) originó una gran conmoción en la comunidad científica. El extraño aspecto de aquellos homininos, su estatura y, sobre todo, el tamaño de su cerebro causó primero sensación y más tarde un intenso debate. Los restos se encontraron en la cueva de Liang Bua, su datación se encontraba en el rango de 65.000 y 87.000 años y fueron atribuidos la nueva especie Homo floresiensis. La mandíbula y los dientes encontrados en la formación Ola Bula del yacimiento de Mate Menge de la isla de Flores, datados en 700.000 años, también han sido atribuidos a esta especie, incrementando de manera notable el rango temporal de estos homininos.

La primera hipótesis para explicar la presencia de aquellos humanos, cuyo cerebro no llega a los 400 centímetros cúbicos y cuya estatura apenas supera los 100 centímetros, asumía un proceso de enanismo insular, similar al de otras especies de mamíferos, como el pequeño elefante de la especie Stegodon florensis insularis. El aislamiento en el reducido espacio de la isla de Flores, que no llegó a formar parte del continente de Sunda durante los fuertes descensos del nivel del mar en épocas glaciales, devino en una reducción del tamaño de todo el cuerpo. Habría sido la manera de ahorrar energía en un entorno de recursos limitados. Dada la antigüedad de los restos, se asumió que su origen estaría relacionado con Homo erectus.

La morfología y el tamaño de los cráneos en nada recordaban a una versión reducida de los clásicos Homo erectus. Bien es verdad que no podemos esperar que el enanismo de una especie se produzca de manera isométrica, en reducción estrictamente proporcional. Por ejemplo, el cráneo de un perro Gran Danés se parece poco al de un perro Pekinés, aunque estas dos variantes se atribuyan a la misma especie. La plasticidad del hueso es capaz de producir morfologías muy diferentes. La elección de Homo erectus también responde al hecho de que el enanismo de ciertas poblaciones de nuestra especie, como los andamaneses o los pigmeos, nada tiene que ver con la morfología que se observa en los enanos de la isla de Flores.

Comparación de un cráneo de Homo sapiens con un cráneo de Homo floresiensis. Fuente: www.nationalgeographic.it

La primera hipótesis no satisfizo a un buen número de investigadores, que propusieron un enanismo patológico de los Homo sapiens que habitaron la isla. Se propusieron diferentes enfermedades (cretinismo o síndrome de Laron) para explicar el fenómeno, que siguen dando mucho que hablar. La posibilidad de obtener ADN tropieza con la mala conservación de materia orgánica en el ambiente tropical de esta región.

Las últimas investigaciones han sido realizadas por un equipo liderado por Debbie Argue (Universidad Nacional de Australia) y se han publicado en la revista Journal of Human Evolution. Este trabajo ha sido muy laborioso, pues ha tenido en cuenta 133 caracteres de diferentes partes anatómicas de chimpancés, gorilas, orangutanes, Australopithecus afarensis, A. sediba, A. africanus, Homo habilis, H. rudolfensis, H. ergaster, H. erectus, H. georgicus, H. naledi H. sapiens. Muchos de los datos fueron observados en los fósiles originales, lo que supone recorrer muchos kilómetros para recolectar datos en diferentes instituciones. El análisis bayesiano de los datos ha necesitado de ordenadores muy potentes y representa el trabajo morfológico comparativo más completo realizado hasta el momento de Homo floresiensis.

Como sucede en este tipo de análisis, los resultados tienen siempre una probabilidad menor de 1. Es decir, la puerta no puede cerrarse de manera definitiva a nuevos análisis, datos adicionales, métodos y/o técnicas matemáticas diferentes. Pero de momento hemos de considerar los resultados de este nuevo trabajo y de sus implicaciones. Esos resultados apuntan a una relación de parentesco entre Homo habilis y Homo floresiensis. Puesto que el método empleado (fenética) impide de manera formal proponer historias evolutivas, no se puede concluir de manera explícita que los humanos de la isla de Flores hayan derivado de la evolución de Homo habilis. Los análisis indican que esta especie comparte su “morfoespacio” con Homo floresiensis. En cambio, los humanos de Flores se alejan morfológicamente hablando tanto de Homo erectus como de Homo sapiens.

Con esos resultados se puede dejar correr la imaginación y proponer hipótesis. La especie Homo habilis sobrevivió en África hasta hace 1,5 millones de años, compartiendo territorio con otras especies del género Homo. Los humanos encontrados en el yacimiento de Dmanisi, que para algunos expertos se incluyen en la especie Homo georgicus), pudieron salir de África hace unos dos millones de años, si no antes. Los análisis de Argue y colaboradores sugieren una relación morfológica de esta especie de la República de Georgia con Homo nalediuna especie de la que hablaremos en el siguiente post, a la espera de las primeras dataciones, que ya anuncian los medios. En cambio, Homo georgicus parece más alejado de Homo floresiensis desde el punto de vista morfológico. Siendo así, quizá haya que admitir que la primera expansión de los homininos fuera de África fue compleja e interesó a más de una especie ¿Por qué no?

Los resultados que van llegando complican cada vez más el panorama de la evolución humana durante el Pleistoceno. Sabemos muy poco de lo que pudo realmente suceder a lo largo de miles de años en un territorio tan enorme como el conjunto de África y Eurasia. La lección que aprendemos día tras día, descubrimiento tras descubrimiento es que no podemos encerrarnos en paradigmas estáticos ni conformarnos con lo que nos dice el registro fósil. La mente siempre ha de estar abierta, aunque los datos que vayamos conociendo sean difíciles de digerir y comprender.

Fuente:quo.es | 9 de mayo de 2017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más