Roma muestra parte de la necrópolis en la que fue enterrado San Pablo

Fuente: ABC.es | 30 de enero de 2016

Roma mostrará el sepulcro de la vía Ostiense, parte integrante de una necrópolis mucho más amplia y que aún permanece sepultada e inexplorada en la que, según la tradición, fue enterrado el Apóstol San Pablo. La apertura al público de este yacimiento arqueológico se enmarca en los actos del Año Santo Extraordinario de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco  hasta el próximo 20 de noviembre.

Las visitas, gratuitas, tendrán lugar una vez al mes hasta el próximo junio y serán explicadas por los técnicos de la superintendencia cultural del ayuntamiento romano. Estos restos, al aire libre desde que fueron desenterrados en 1917, son «una pequeña porción de una amplia necrópolis en la que fue enterrado el mártir San Pablo», según explicó la arqueóloga Cristina Carta.

La mayor parte de este área sepulcral permanece sepultada y, como recuerdo de su remota existencia, en la actualidad puede verse este sepulcro y, unos metros más adelante, la imponente Basílica de San Pablo, donde fue enterrado el apóstol tras ser decapitado por Nerón, en aquellos años de persecuciones y cultos clandestinos.

Ahora el visitante podrá recorrer los laberínticos callejones que componen este sepulcro y adentrarse en los angostos panteones familiares que lo componen.

La necrópolis estuvo en funcionamiento entre el siglo I a.C y el IV d.C y se extendía a lo largo de la vía Ostiense, la que unía el corazón de la Roma «caput mundi» con el importante puerto de Ostia. La vía Ostiense era hace dos milenios un concurrido camino recorrido por las numerosas personas que llegaban a la capital del Imperio desde múltiples lugares y, muestra de ello, son algunas lápidas con inscripciones en griego que pueden apreciarse.

Asimismo, pueden visitarse las austeras salas en las que eran depositadas las cenizas de los difuntos, los columbarios, pero también los ricos receptáculos reservados a las más notables «gens». En cualquier caso, tanto los enterramientos más pobres como los más fastuosos de este área dan muestra de la importancia que la muerte tenía en el idiosincrasia romana.

El visitante podrá descubrir las delicadas decoraciones que han sobrevivido al paso de los siglos y que reproducen en asombroso buen estado iconografías como la paloma, el pavo real o el pegaso, símbolos todos del tránsito al más allá.

La importancia del sepulcro

Pero si por algo es importante el sepulcro de vía Ostiense es porque, según la arqueóloga, «ofrece una documentación puntual sobre el paso del rito de la incineración al de la inhumación», dos rituales vigentes de manera simultánea durante «mucho tiempo». La mayor parte de este lugar está destinado a acoger cenizas pero su nivel más reciente documente el empleo de las inhumaciones.

El punto de inflexión se ubica a partir del siglo II, cuando se impuso el rito del enterramiento debido a la preponderancia que estaba adquiriendo la nueva religión, el Cristianismo, en perjuicio de los credos paganos politeístas, condenados a la extinción. «Todas las áreas sepulcrales suponen una importante documentación tanto desde el punto de vista del estudio de los grupos sociales y de las técnicas constructivas y decorativas, como de los rituales usados dentro de estos recintos», explicó Carta.

Entre los objetos hallados están los usados durante ritos como el «refrigerium», el banquete que se hacía en torno al finado, o el óbolo a Caronte, la moneda que se dejaba bajo la lengua del difunto para que este pagara su viaje al más allá. También numerosas falanges ya que los romanos creían que una parte de su cuerpo debía permanecer intacta en el mundo de los vivos, por lo que era depositada junto a sus cenizas en las urnas funerarias.

Sea como fuere, Carta asegura que esta necrópolis fue, sin lugar a dudas, un espacio extenso que acogió numerosos enterramientos, entre ellos el del «apóstol de las gentes», San Pablo.

Con el fin de las persecuciones, al comienzo del siglo IV, el emperador Constantino hizo construir una basílica sobre el lugar en el que los cristianos veneraban la memoria de San Pablo, enterrado en una necrópolis por su condición de ciudadano romano. Este templo ha ido evolucionando con el paso de los siglos y en él puede verse un sarcófago en el que según la Iglesia Católica reposan los restos del apóstol.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Hallan en Roma la imagen más antigua de San Pablo (29/06/2009)

Descubren en Roma los retratos más antiguos de los apóstoles (23/06/2010)

El Vaticano descubre en una catacumba un fresco de San Pablo del si... (29/06/2011)

Expertos concluyen que San Pablo pudo vivir exiliado en la antigua ... (04/07/2013)

Visitas: 1460

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 14, 2017 a las 9:57am

Arqueólogos valencianos investigan en Roma la necrópolis de San Pablo

La Necrópolis romana conocida como la Necrópolis de San Pablo, se excavó hace 100 años, aunque es ahora cuando han comenzado las tareas de investigación y catalogación de todos los restos encontrados en la instalación.

Este trabajo lo están desarrollando un equipo de arqueólogos gracias al apoyo de la Sovraintendenza Capitolina de Roma, el Colegio de Arqueólogos de Valencia y la Universidad Europea de Valencia. En la dirección del proyecto está el prestigioso arqueólogo valenciano, LLorenç Alapont y Marina Marcelli de la Sovraintendenza Capitolina.   

El trabajo de campo consiste en una minuciosa y exhaustiva micro-excavación de los restos depositados dentro de las urnas. Con este proyecto se logrará identificar las características físicas de los individuos incinerados. Esto nos permitirá extraer sus características biológicas, así como conocer las condiciones de vida y muerte e interpretar los rituales funerarios.

 

Se trata de un proyecto multidisciplinar destinado a analizar todos y cada uno de los materiales depositados dentro de las urnas de cremación: restos humanos, restos de animales y plantas del banquete fúnebre, objetos tales como lucernas, ungüentarios, monedas, ofrendas vegetales, el lecho funeraria, con el fin de poder reconstruir los gestos y comportamientos de la comunidad romana frente a la muerte.


 La necrópolis de Via Ostiense, con un gran número de urnas intactas, es un lugar privilegiado para el estudio de los ritos de muerte y la interpretación de los gestos y costumbres de la civilización romana. En particular, el extraordinario estado de conservación de las cremaciones in situ dentro de los contenedores representa una oportunidad única para el estudio bioantropológico y arqueológico aplicando un método que permita un análisis óptimo de los restos humanos de las condiciones de la vida y costumbres y rituales funerarios.

Fuente: cadenaser.com | 12 de noviembre de 2017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más