Jordi Rosell (izquierda), durante la presentación de los hallazgos del IPHES en Moià. A la derecha, Eudald Carbonell.

Fuente: elperiodico.com | 23 de agosto de 2015

Hace 50.000 años, grupos de neandertales se establecieron en la Cova de les Teixoneres, en Moià (Moianès, Barcelona), con una única finalidad: cazar. Así lo demuestra una colección de más de 20 puntas de lanza encontradas durante la campaña de excavación de este año en este yacimiento bajo la dirección del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social).

Muchas de las puntas están rotas como consecuencia de haber impactado sobre superficies duras, probablemente sobre los huesos de sus presas. Esto convierte a la Cova de les Teixoneres en una auténtica estación de caza y en el yacimiento de Catalunya, y probablemente de la península Ibérica, con más útiles de este tipo. "Fue un auténtico campamento de cazadores", ha explicado el codirector de excavaciones del IPHES, Jordi Rosell, durante la presentación de los hallazgos.

Excavación en TeixoneresIPHES

Coincidiendo con la presentación, se ha firmado un convenio marco entre el IPHES y el Ayuntamiento de Moià para potenciar la investigación, docencia y socialización en el campo de la arqueología y del patrimonio cultural. Eudald Carbonell asistió a la firma en su último acto como director del IPHES.

Las presas de los neandertales que vivieron en Moià hace unos 50.000 años eran muy variadas, por lo que es posible pensar que los grupos que utilizaron Teixoneres durante ese periodo no tenían una especial preferencia por ninguna de ellas. Así, numerosos restos de caballos, ciervos, uros, asnos silvestres, corzos, cabras, rebecos, rinocerontes y conejos se encuentran repartidas por toda la superficie utilizada de la cueva, mostrando signos de haber sido asadas y consumidas intensamente hasta la médula.

Puntas de lanza localizadas en el yacimiento prehistórico de Les Teixoneres, en Moià. Tienen unos 50.000 años.

Esto representa un cambio sustancial en la dinámica de ocupación que se había visto hasta ahora en la cueva. La información obtenida en anteriores campañas indicaban que la Cueva de las Teixoneres había sido utilizada habitualmente por los grandes carnívoros como refugio, principalmente las hienas de las cavernas, y que los grupos de neandertales visitaban la cueva de forma ocasional durante sus tránsitos por el territorio.

En cambio, el nivel que se ha descubierto este año presenta muy pocos indicios de la presencia de los carnívoros y muestra una mayor estabilidad ocupacional de los grupos humanos. Esto se puede apreciar sobre todo a partir de los materiales con que elaboraban sus herramientas. Antes, dominaban los materiales alóctonos (procedentes de fuera del territorio donde se han encontrado), como el sílex y la pizarra corneana, mientras que ahora son locales, principalmente el cuarzo, que se puede encontrar en forma de guijarros rodados en las inmediaciones de la cueva.

Cráneo "in situ" de oso de las cavernas de hace 50.000 años encontrado en la Cueva del Toll - IPHES

Oso de las cavernas en la Cova del Toll

Paralelamente, también se ha trabajado en la Cova del Toll. Este yacimiento es conocido por contener una de las colecciones de oso de las cavernas más importante de la península Ibérica. Este año se ha excavado una superficie datada también en 50.000 años, la misma cronología que tiene el campamento de cazadores de la Cova de las Teixoneres. El número y la calidad de los restos recuperados es espectacular, incluidos unos 300 restos de oso de las cavernas. Entre ellas destaca un cráneo y varios huesos largos de un adulto que se ha bautizado con el nombre de Pyros en honor al macho más viejo que habita hoy en día en los Pirineos. Estos hallazgos contribuirán a conocer los hábitos de estos animales que muchas veces podían competir con los neandertales por el uso de las cuevas.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las cuevas de Moià resuelven cinco incógnitas sobre los neandertales

Fuente: SINC | 14 de agosto de 2015

Una excavación que se desarrolla estos días en Moià, una localidad cercana a Barcelona, con 10 años ya de trayectoria, ha permitido dar respuesta a algunas incógnitas sobre el comportamiento de las comunidades neandertales. Esta dirigida por el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES).

"Después de esta primera década, la valoración de los trabajos efectuados es muy positiva y ha permitido dar respuesta a cinco cuestiones importantes relacionadas con los neandertales", señala Jordi Rosell, investigador del IPHES, profesor docente de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona y codirector de las excavaciones en el Toll y en Teixoneres junto con Florent Rivals, investigador ICREA en el mismo centro de investigación.

¿En la lucha por las cuevas, ganaban osos o humanos?

Una de las cuestiones tiene que ver con los conflictos entre humanos y carnívoros en ese periodo, que habitualmente se resolvían a favor de los primeros. "A partir del registro arqueológico, hemos averiguado que, normalmente, las cuevas eran ocupadas en invierno por los osos de las cavernas y en primavera por las hienas u otros carnívoros", añade el experto. Ocasionalmente, algunos grupos de neandertales visitaban estas cavidades, rompiendo la dinámica natural de sus residentes habituales.

"Por lo visto hasta ahora, la sola presencia –prosigue Rosell– de los neandertales debía ahuyentar a estos animales, los cuales, al igual que hacen hoy en día, preferían pasar desapercibidos por los humanos. En caso contrario, podían ser cazados, como lo demuestran algunas marcas de corte observadas sobre algunos osos de las cavernas de las Coves del Toll, hace 60.000 años, y que prueban su tratamiento por parte de los neandertales".

¿Tenían campamentos estructurados?

En cuanto a la organización y estructuración de los campamentos de los neandertales, tradicionalmente eran muchos los que defendían su ausencia. En cambio, "la Cova de les Teixoneres sugiere el uso de áreas específicas para fines concretos", apunta el investigador.

Generalmente, todo se realizaba en torno a los hogares, que se situaban en la zona exterior. Solamente en un caso se utilizó el área más interna para situar uno relacionado con el consumo de un cérvido. "La falta de estructuración observada en otros yacimientos, se debe, probablemente, a la acción posterior de carnívoros que, intentando aprovechar los despojos abandonadas por los grupos humanos, posiblemente han removido los restos", observa.

¿Existía un 'territorio' neandertal?

Por otra parte, los grupos humanos que visitan las Coves del Toll y las Coves Teixoneres no parecen ser autóctonos de la comarca catalana del Moianès. Las rocas que utilizan parecen proceder mayoritariamente de áreas alejadas, sobre todo de la comarca de Osona. No obstante, la reiteración en sus visitas a las cuevas sugiere la existencia de unos recorridos bien establecidos para un territorio con puestos clave o de visita obligada, como la Cova de las Teixoneres.

¿Comían de todo?

Una de los principales ventajas que ofrece el estudio de los grupos humanos viajeros, como es el caso de los neandertales que visitaban las Coves del Toll y las Coves Teixoneres, es la diversidad de recursos que son capaces de explotar durante sus trayectos. Esto permite visualizar con claridad el espectro de animales que ellos contemplaban como presas.

"Ahora mismo, sabemos que en el Moianès los neandertales explotaban la carne de animales pequeños, como las tortugas o los conejos, y de animales muy grandes, como los rinocerontes y los uros, pasando por caballos, asnos silvestres, ciervos, corzos e incluso, jabalíes", asegura Rosell.

¿Vivieron cambios climáticos acusados?

Entre hace 40.000 y 70.000 años antes de ahora, que es el período más estudiado hasta la fecha por lo que se refiere a dichas cuevas, parece producirse una diversidad de ambientes importante. El paisaje habría sido dominado todo el tiempo por una significativa cobertura forestal. No obstante, se registran periodos de fríos rigurosos, durante les cuales en las cuevas aparecen animales como el rinoceronte lanudo y el mamut, y períodos más templados, con presencia de corzo o de asno silvestre. Según el arqueólogo del IPHES, esto indica que los cambios climáticos ocurridos en los últimos 100.000 años fueron bastante extremos.

Nuevas incógnitas

Lejos aún de terminar la investigación, las incógnitas resueltas sirven para plantear nuevas preguntas y más objetivos de cara a futuras campañas. Una de ellas es ver qué relación había entre las diferentes modalidades de campamentos neandertales y los cambios climáticos. Es decir, saber si el clima condicionaba los modos de vida de los neandertales y su movilidad por el territorio.

El segundo reto es confirmar si existía una cacería regular del oso de las cavernas por parte de los neandertales. Por ahora, los restos recuperados de estos animales con indicios de haber sido tratadas por los humanos son escasos. "Sin embargo, futuras excavaciones –avanza Jordi Rosell– harán aumentar este número y permitirán comprobar esta hipótesis con garantías".

Visitas: 163

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más